Monopoly…¡de cartas!

índiceINTRODUCCIÓN:

 Si habéis tenido una infancia como Dios manda, al escuchar la palabra Monopoly en seguida os habrán venido a la mente recuerdos de largas partidas frente a un tablero cuadrado lleno de rectángulos de colores en el que intentábamos apropiarnos de las mejores propiedades, con el deseo de que luego algún incauto cayera en ellas para desplumarlo. También recordaréis la eterna agonía del que sabe que ya no puede ganar, pero se ve forzado a continuar jugando, ya que si dice “ya no quiero jugar” se produce el mosqueo general de todos los jugares, en especial de los que tienen más posibililidades de llevarse la victoria.

Pues bien, parece ser que algún genio del N.A.S.A. ha reinventado el juego y de paso se ha cargado el tablero, por lo que ahora tenemos un interesante y dinámico juego de cartas, en el que las partidas apenas duran 20 minutos: Monopoly Deal.

Para que veais cómo se juega, hemos echado mano de un par de frikis especialistas en burbujas inmobiliarias y movimientos en bolsa, venidos directamente de Barcelona, que además son familia nuestra. Nos hemos sentido muy honrados por su compañía, y muy agradecidos de que nos hayan regalado este juego.

DSC_0549 NOMBRE: Monopoly Deal

MARCA: Hasbro

PRECIO APROXIMADO:  7-15 €

INSTRUCCIONES EN CASTELLANO:

EDAD: A partir de 8 años

Nº DE JUGADORES: 2-5

JUEGO COOPERATIVO: No

RITMO DE JUEGO: Por turnos

DURACIÓN DE LA PARTIDA: 15 minutos CARACTERÍSTICAS: El juego está formado por 110 cartas de tamaño estándar, bastante sosas, la verdad, formadas por 4 cartas de reglas rápidas, 28 cartas de propiedad, 11 comodines de propiedad, 34 cartas de acción, 13 cartas de alquiler y 20 cartas de dinero. Todo ello se guarda en una diminuta caja muy cómodamente transportable. DSC_0542 FUNCIONAMIENTO:

 El objetivo del juego es completar 3 grupos de propiedad. ¿Qué son grupos de propiedad? Son propiedades que tienen el mismo color, en cada una de las cuales se indica cuántas son necesarias para completar el grupo. Obviamente cuantas menos cartas se necesiten para completar el grupo, más cotizada serán dichas cartas, ya que más fácilmente se completa.DSC_0540En esta imagen se ven dos grupos de propiedad, el negro y el azul. El azul, con dos cartas azules ya está completo, el negro necesita cuatro cartas, tal y como se indica en las cartas.

Para comenzar el juego, se barajan todas las cartas y se reparten 5 a cada jugador y el resto se dejan boca abajo en el centro de mesa formando el mazo.

En la ronda de cada jugador, éste roba primero dos cartas del mazo y luego puede “bajar” tres de las cartas que tenga en su mano.

En caso de propiedades o de dinero, “bajarlas” es colocalas frente a sí.

DSC_0545 Por tanto, aquí tenemos una diferencia importante con el Monopoly original. No hace falta pagar nada para colocar tus propiedades, simplente las bajas. En la foto anterior se observa que el jugador tiene bajadas una propiedad amarilla y otra verde, además de tres cartas de dinero.

En caso de utilizar una carta de acción, la coloca junto al mazo boca arriba y ejecuta la acción, perdiendo luego dicha carta.

DSC_0546

Así, la mesa de juego poco a poco presenta el siguiente aspecto:

DSC_0554Obviamente el jugador puede decidir no bajar ninguna carta en su turno, o bajar una o dos, pero nunca podrá acabar su turno con más de 7 cartas en su mano, si eso ocurre tendrá que descartarse. Si el jugador no tiene ninguna carta en su mano al acabar su turno, coge 5 cartas.

DSC_0552

En todas las cartas, excepto en los comodines, pone en las esquinas el valor en millones de dicha carta. Esto es muy importante porque en este juego es relativamente fácil que te “levanten” propiedades que hayas bajado en la mesa, como veremos ahora.

Por ejemplo, si un jugador juega una carta de “es mi cumpleaños” (en la que todos los jugadores deben darle al cumpleañero 2 millones) o de alquiler, habrá que pagar. Si no dispones de dinero sobre la mesa, tendrás que pagar con propiedades, por lo que interesará tener siempre dinero bajado que nos sirva de “colchón” para cuando toque pagar.DSC_0551

En la imagen anterior, el jugador dispone de 3 millones en dinero, además de una propiedad que vale 4 millones y otra que vale 3. Si nos tocara pagarle a alguien un alquiler de 5 millones, no tendríamos suficiente solo con el dinero, así que, por ejemplo, tendríamos que pagarle con la propiedad de 4 millones y con el billete de un millón. Por el contrario, el jugador que va a ejecutar un alquiler, en caso de que elija a quién le alquila, puede ver quién no va a tener suficiente dinero para pagarle y por tanto le pagará con propiedades. La forma de alquilar es jugando la carta correspondiente, tal y como aparece en las dos imágenes siguientes. DSC_0541 DSC_0543Con la primera carta de alquiler, todos los jugadores nos pagan alquiler por nuestra propiedad azul. Como tenemos una, nos pagan 3 millones, ¡casi nada! En esta segunda carta, elegimos a un jugador para que nos pague. Elegimos el alquiler amarillo, así que nos pagará 4 milloncetes. Además, en este juego tenemos una serie de cartas puñeteras que harán las delicias de los tiburones financieros, directores de bancos y ministros de hacienda. Se trata de “negocio futivo”, que le “coge prestada” una propiedad al jugador que quiera, “roba-negocios”, que le roba un grupo completo a otro jugador, el “trato forzoso”, que obliga a otro jugador a intercambiar la propiedad que tú quieras por otra tuya, el, “alquiler doble”, que jugada con una carta de alquiler hace que cobres el doble de lo que tocaría Importante que no se puede dar cambio, si hay que pagar 3 millones y tienes una carta de 5, te tocará pagar los 5 y hay que tener en cuenta que a la hora de pagar solamente vale lo que está sobre la mesa, no lo que se tiene en mano. VALORACIÓN:

 Juego muy entretenido y adictivo, en el que hay muchísima interacción con los demás jugadores, gracias a las cartas de acción lo que lo convierte en un juego muy “vivo” y para nada aburrido.

DSC_0557Además, gracias a determinadas cartas de acción, en un momento dado la partida puede dar un vuelco a favor de otro jugador. Es muy fácil de jugar, y en cierta manera conserva la esencia del Monopoly original. Gracias a este juego nuestros peques de a partir de 8 años se divertirán mucho, además de que empezarán a entender todo el tema del negocio banquero-inmobiliario y aprenderán lo fácil que es que otro te “sople” algo que te has ganado con tu esfuerzo, bienvenidos a la vida real.

COMPLEJIDAD: 5/10 AZAR: 6/10 HABILIDAD: 0/10 MEMORIA: 0/10 DIVERSIÓN: 9/10 PUNTUACIÓN TOTAL: 8/10

Anuncios

15 Comentarios

  1. otra pregunta ¿¿uno puede cambiar el comodín a cada propiedad por ejemplo tener un grupo completo y ese grupo tenga un comodín uno puede quitarlo de ahí y ponerlo a otras propiedades varias veces?? y ¿¿también se puede hacer la renta del grupo completo luego que los jugadores te ayan pagado se puede volver a descompletar el grupo??

Nos gustan los comentarios, ¿quieres dejar uno?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s