1 año

La familia de Universin está de enhorabuena, ya que nuestra peque, Lele (o Lelona) acaba de cumplir un año, y lo hemos celebrado con mucha alegría.

Queríamos compartirlo con todos vosotros ya que, si os acordáis, hace un año hicimos una porra y regalamos un juego por acercarse al día y la hora del parto.

Así que, aprovechando que está haciendo tan buen tiempo, lo celebramos ayer en la playa.

Hace un año, estábamos intrigados en saber cómo iba a ser el sexto miembro de la familia, y hoy nos preguntamos cómo habíamos podido vivir sin ella hasta entonces.

Lele1_opt

Y es que hay membrillos por el mundo que se piensan que, por tener más hijos, vas a quererlos menos, algo más lejos de la realidad. Cada uno de ellos es especial, diferente, un regalo. A pesar de ser hermanas y ser educadas igual, cada una tiene su forma de ser y su carácter, muy diferentes del de las demás, algo que, al menos a mí, me asombra, y es el hecho de ver que nosotros no somos los dueños de nuestros hijos. Podemos educarlos, cuidarlos, mimarlos, pero son ellos los que desarrollan su propia personalidad, no son como un bote de arcilla al que le das la forma que tú quieres.

Lele3_opt

¿Quién necesita gastarse 200 euros en un cumpleaños? Un bizcocho bien decorado, unas bebidas y papas, y un paisaje de ensueño. Suficiente.

Es cierto que quizá esta celebración no es tan especial que cuando es la de la primera hija, ya que ese el privilegio que tiene el primogénito: hacer vivir a los padres algo por primera vez (el primer cumpleaños, la primera palabra, el primer día en el cine, el primer diente que se cae, el primer día de clase…), pero hay algo también geniel en ello, y es que otro hijo te permite vivir otra vez esos acontecimientos tan hermosos que tanto disfrutaste o tan especiales fueron.

A fecha de hoy, Lele es un bebé tranquilo y curioso, y estoy convencido de que debe ser de los bebés más felices del mundo.¿El motivo? Está siempre rodeada de sus hermanas, por lo que nunca se aburre (sí, a veces la empujan, la pisan, le quitan juguetes…) y, una de las grandes ventajas de las familias numerosas: que, aunque ha estrenado pocos juguetes nuevos, tiene cientos de sus hermanas repartidos por toda la casa.

 

Anuncios

Nos gustan los comentarios, ¿quieres dejar uno?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s