¿Quién se viene al circo de Topito?

Bienvenidos, damas y caballeros, niños y niñas, al circo de Topito. En la pista número uno tenemos a nuestro valiente domador de leones, mirad cómo mete la cabeza dentro de la boca del león, pero no os perdáis la atracción de la pista dos: nuestra mujer equilibrista sobre un caballo, junto con nuestro payaso. Y en la pista número tres, la increíble mujer que mantiene en equilibrio un montón de platos… Espera, ahora se suben unos encima de otros, ¿qué están haciendo?

No, amigos, no os habéis equivocado, se trata de una nueva reseña, y de esto va precisamente el juego, de pasar una alucinante tarde en el circo en compañía de increíbles artistas. Tendremos que ayudarles a hacer las más increíbles acrobacias para así fotografiarlas. ¿Quién conseguirá fotografiar estas alucinantes acrobacias?

Sigue leyendo

Anuncios

La Cueva Mágica, hoy nos convertimos en Alí Babá

Cueva magica portada.jpg

Hoy traemos un juego originalísimo, que no conocíamos de nada y que nos ha parecido una chulada, en parte porque no se parece en nada a la mayoría de juegos que tenemos.

En el juego de hoy vamos a tomar el rol del famoso Ali Babá, aquel humilde hombre que encontró la famosa cueva en la que los cuarenta ladrones escondían sus tesoros. El problema es que en esta aventura nos estamos solos, sino que hay más de un Ali Babá por la zona, y todos ellos quieres conseguir los preciados tesoros, y eso de compartir, la verdad es que no nos va mucho. Además, los ladrones, que no se han enterado de que nos hemos colado en la cueva, no se van a poner precisamente contentos cuando se den cuenta, así que lo mejor será evitar que se den cuenta de que les estamos robando sus tesoros. Porque, a todo esto… ¿si le robamos a un ladrón somos también ladrones?

Sigue leyendo

La Isla Calavera, dados, tesoros y piratas

IMG_20180615_163242_opt.jpg

Hoy traemos un juego mini mini mini, que cabe en la palma de la mano, y que a la vez es un juego grandísimo.

En este juego nos vamos a meter en la piel de unos piratas que se dedican a saquear todo barco que se cruza por su camino, para luego esconder los tesoros en la isla calavera. Ahora ha llegado la hora del reparto del botín, pero la cosa se va a poner complicada porque ya sabéis que a los piratas eso de compartir no les va mucho. ¿Quién conseguirá una buena suma de oro por su botín?

Sigue leyendo

El Rey de los dados, un rey sin vasallos

IMG_20180621_185435.jpg

Hoy traemos un juego muy chulo al que le teníamos ganas (para variar) desde hace tiempo y que es una de las últimas novedades de nuestros queridos amigos de Haba.

Resulta que somos reyes, cada uno de nuestro propio reino, pero tenemos un pequeño problema, y es que no tenemos súbditos. Como vosotros comprenderéis, sin gente que viva en nuestro reino, ¿quién va a pagar IVA, IBI, impuesto de basuras, sucesiones, de gasolina y un largo etcétera? Esto no puede ser, tenemos que conseguir hacer venir a gente como sea.

Sin embargo, los posibles pobladores no son gente normales, sino que son enanos, elfos, hadas, magos, entre otros, es decir, gente selecta que no se conforma con cualquier cosa, por lo que tendremos que convencerlos de que se vengan con nosotros. ¿Quién conseguirá reunir a la población más maja?

Sigue leyendo

Sushi Go Party, vamos a ponernos morados de sushi

 

Pues no, todavía no hemos ido a comer sushi, estamos a ver si nos recuperamos un poco de la cuesta de marzo, que ha sido complicada.

Hoy traemos al hermano mayor del Sushi Go, que reseñamos hace unos días. No mayor en edad, sino en tamaño, ya que este es cuatro veces más grande. El objetivo y la mecánica son las mismas que ya explicamos aquí, pero ahora las posibilidades son casi infinitas. ¡Vamos a verlo!

 

 

Sigue leyendo

Vamos a probar a qué sabe eso del sushi: Sushi Go

  

Hace tiempo que oíamos hablar mucho de este juego y teníamos ganas de probarlo. Personalmente, no tengo mucha experiencia con el sushi. La única vez que lo he probado recuerdo que fue hace un par de años, en la boda de mis amigos Ana y de Pablo. En el picoteo antes de sentarnos a comer recuerdo que había un buffete de sushi. Pues me acerqué, me comí un par de sushis de esos, para acto seguido dirigirme al buffete de sushi español (vamos, la mesa en la que está el tío cortando un jamón cual virtuoso violinista) y pasar el resto de la mañana, hasta que ya entramos a comer, allí, bien cerquita de la piernica de cerdo, que se está muy a gusto y tiene muchas vitaminas. Ahora mi mujer está empeñada en que vayamos un día a cenar sushi y con mi hermano y mi cuñada. Mi hermano y yo, por si acaso, iremos bien merendados.

Pues bien, mientras nos decidimos a ir, nada mejor que una partida  a este juego de cartas para familiarizarnos con las comidas que allí encontraremos.

Sigue leyendo